viernes, 20 de noviembre de 2015

El problema francés con las relaciones entre política y religión

Ahora que veo los informes sobre los autores de los ataques en el Bataclán de París valdría la pena insistir en que además de que el Islam tiene un serio problema de definición de su teología política, el Estado francés y el belga tienen serios problemas en términos de su política de relaciones Estado-confesiones religiosas.
Todo indica (o al menos eso me parece) que no sólo se bombardeó al Bataclán. También se dinamitó y hundió la política de laicidad extrema del Estado francés. Lo que emerge de las fichas de los jóvenes franceses y belgas que participan en atentados terroristas en Europa y Oriente Medio no es sólo el olor a pólvora, ni los excesos del Islam político, es también la incapacidad de Francia para lidiar con las religiones.
Al catolicismo y otras confesiones cristianas que en algún momento de la historia fueron importantes en Francia, como los hugonotes (calvinistas) los "aplacaron" haciéndolos políticamente irrelevantes y metiendo a la religión a las sacristías. Con el Islam no ha sido tan fácil en primer lugar porque objetivamente Francia (y Bélgica) tienen un problema muy serio para integrar a las minorías étnicas y religiosas. No basta con llenar las alineaciones de los equipos nacionales de futbol para lograrlo. Es necesaria una política efectivamente incluyente que reconozca que las personas (al menos algunas) desean practicar alguna religión y que ese hecho tiene consecuencias políticas inescapables.
Creo que los Estados europeos que efectivamente ha entendido qué implica lidiar con la pluralidad religiosa sin anular u hostigar a la práctica religiosa (como hizo Francia durante buena parte del siglo XX), han sido Alemania y Holanda.
Alemania ha podido ser más eficaz en su combate al extremismo porque lejos de impedir las expresiones públicas de las convicciones religiosas las alienta. En el caso de los musulmanes de origen turco, por ejemplo, Alemania paga la formación religiosa de imanes que atiendan las necesidades de los turcos musulmanes, de la misma manera que lo ha hecho con los católicos, luteranos y calvinistas.
La posición francesa en materia de expresiones públicas y de las convicciones religiosas y, en general, de las relaciones entre el Estado y las organizaciones religiosas, ha sido una versión menos bestia de los dogmas de la fase jacobina de la Revolución Francesa, pero sigue siendo básicamente eso: una imposición de una laicidad que implica la negación de lo religioso.
No creo que Francia esté dispuesta a ver al norte y apreciar cómo han resuelto el dilema de la pluralidad religiosa en Alemania y Holanda, porque la posición francesa en estos temas suele ser muy ciega y arrogante, pero no pueden decir que no haya ejemplos de cómo evitar la proliferación del Islam radical.
Incluso el caso de Estados Unidos me parece que ofrece un mejor ejemplo de cómo lidiar, de manera incluyente, con la pluralidad religiosa y evitar, de esa forma, la violencia verbal que suele emerger cuando existen grandes grupos de personas que, además de tener pocas o ninguna oportunidad de desarrollo económico, también deben vivir en la permanente negación de sus convicciones religiosas en el ámbito público.

martes, 17 de noviembre de 2015

El problema teológico del Islam

He visto en los muros de varios amigos el vídeo en el que Reza Aslan, un académico dedicado y serio, critica a quienes estamos convencidos de que el Islam tiene muchas virtudes, pero también tiene un serio problema teológico al momento de definir su posición de cara a dos problemas cruciales.  Creo que Aslan obvia esos problemas y trata de presentar la realidad actual del Islam como una colección de casos aislados, inconexos, que no son representativos de la doctrina o la teología de esa religión.

Estos problemas son, por una parte en qué condiciones y para qué fines es legítimo recurrir a la violencia. El otro es si tiene futuro la relación entre el Estado y las distintas denominaciones del Islam como se entiende en la actualidad en algunos de los estados con mayoría musulmana más representativos de nuestras percepción de lo que es el Islam.

En Occidente la discusión no ha sido fácil. Ha sido muy accidentada porque, como con cualquier sistema de pensamiento religioso, hay quienes asumen que para lograr la perfección del Estado, para que cumpla mejor sus fines, el Estado debe responder a los principios teológicos y de moral social de tal o cual religión o confesión religiosa. En Occidente es claro que se continúa abusando de nociones como la de guerra justa, el caso más reciente fue el de la guerra que George W. Bush lanzó contra Irak para--se decía--impedir un ataque inminente con armas de destrucción masiva, que sería la continuación de los ataques de septiembre 11 de 2001 en Manhattan y Washington, DC.

Sin embargo, es importante señalar que ni la Santa Sede ni ninguna otra denominación cristiana importante por su número (ortodoxos, orientales, anglicanos-episcopalianos, luteranos o calvinistas-presbiterianos) ofrecieron una bendición explícita o implícita a las acciones que condujeron los gobiernos de Estados Unidos y sus aliados en el contexto de la guerra contra el terror durante la década pasada. Más bien al contrario, tanto la Santa Sede como otras denominaciones mayores expresaron escepticismo acerca de los posibles resultados de una intervención militar.
Incluso en los países que participaron en esa guerra, como Inglaterra, donde todavía existe una religión oficial atada simbólicamente a la monarquía, los prelados anglicanos no asumieron la responsabilidad de decidir si su país iba o no a la guerra. La decisión tampoco correspondía en realidad a la corona británica que es las que, en última instancia, ejerce el patronato sobre la iglesia anglicana; corresponde al jefe de gobierno y es él, que no tiene injerencia directa en la formulación de doctrina ni en el manejo de la iglesia anglicana, quien asumió la responsabilidad y los costos políticos de esas decisiones.

El problema teológico y político-teológico del Islam radica no sólo en el hecho, por ejemplo, que algunos de los gobiernos de países de mayoría musulmana insistan en el uso de la pena de muerte, que existe aún en países de Occidente como Estados Unidos. Está en el uso de la pena de muerte como espectáculo público, sea como decapitación en Arabia Saudita o como ahorcamiento en Irán. Y no es sólo la pena de muerte por sí misma, es el hecho que esa pena de muerte es sancionada favorablemente por las autoridades civiles Y religiosas que, sobre todo en el caso de Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico, son una y la misma. Es ahí, en la confusión de los órdenes civil-político y religioso-teológico donde está el problema más grave del Islam.

A ello se debe agregar el hecho que el Islam, especialmente las variedades practicadas en el Golfo Pérsico, por ejemplo, por la petro-teo-cleptomonarquía de Arabia Saudita no está dispuesta a aceptar refugiados de Siria, Líbano o Palestina, porque además del carácter despótico del ejercicio del gobierno que les distingue, se ven a sí mismos, en tanto régimen político, como expresiones de la voluntad de un Dios que separa y distingue entre los puros, los que pueden vivir en Arabia Saudita por ser wahabís y quienes, por no pertenecer a esa tradición, pueden entrar a Mecca y Medina a cumplir con sus obligaciones como musulmanes, pero nada más; no pueden vivir de manera definitiva en territorio Saudí. Esta negativa a recibir refugiados es relevante por lo que deja ver en términos prácticos, incluso en una situación de crisis humanitaria, el tipo de control de las poblaciones al que aspiran regímenes como el saudita. Algo similar se puede decir de otra petro-teo-cleptocracia de mayoría islámica, la que gobierna Irán.



Pero incluso el país de mayoría musulmana “más democrático” del  mundo, Turquía, logra valores bajos y muy bajos casi todos los índices de desarrollo humano, libertad de prensa (tanto el de Reporteros Sin Fronteras, 149 de 180, como Freedom House), sin olvidar la activa discriminación contra cristianos, judíos y otras minorías en sus territorios que, en el mismo caso de Turquía, adquiere rasgos de persecución.

Estoy seguro que hay personas musulmanas que son buenas, amables y cálidas sin embargo, ni siquiera Turquía, uno de los regímenes menos violentos y menos represivos del mundo musulmán, logra calificaciones altas en alguno de los reportes de Derechos Humanos disponibles, como el de Human Rights Watch, como tampoco se le podría considerar una democracia de pleno derecho, sea por los métodos que usa para seleccionar gobernantes o por la manera en que distribuye recursos públicos. Y me adelanto: México también califica muy mal en todos estos índices y reportes, pero estoy muy lejos de proponer a México como el modelo a seguir.

Una clave que creo que es importante conservar en mente es que tanto Arabia Saudita, Irán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, que siguen tradiciones distintas del Islam, son todos ellos estados confesionales en los que es casi imposible distinguir qué hacen en nombre del poder temporal y qué hacen en nombre del poder terrenal. Creo que el problema del Islam es justamente el número de Estados que son TEOCRACIAS y todavía peor, TEOCRACIAS hereditarias, lo que las hace muy distintas de incluso los regímenes civiles más perversos pero que, al ser civiles, reconocen su propia inmanencia y no justifican lo que sea que hagan en nombre de algún designio divino. Lo que es más, las teocracias son aceptadas implícita o explícitamente por distintos tipos de líderes religiosos de las tres o cuatro tradiciones más importantes en el seno del Islam.

Incluso las oposiciones a las teocracias musulmanas de Arabia Saudita o Irán, Al-Qaeda e ISIS, lejos de impulsar programas que traten de construir estructuras políticas en las que las responsabilidades políticas estén separadas de las responsabilidades religiosas, apuntan a fortalecer todavía más el vínculo. Al-Qaeda le apuesta a desestabilizar al régimen Wahabí de Arabia Saudita, mientras ISIS ha revivido la figura del califato, que tiene claras implicaciones teocráticas.

                                                                         * * *
Los ejemplos referidos reflejan que tan grave es el problema del Islam tanto en términos de teología pura, como de teología política y lo peor es que no lo quieren admitir. Este es un problema que no sólo afecta a sus élites, también a las personas que buscan refugio en Occidente. Ahí está la reciente discusión en Canadá acerca del uso de la Niqab, que es una de las variedades más extremas del uso del velo para las mujeres, uno que cubre por completo sus rostros. El primer ministro Harper pedía que una mujer refugiada que iba a recibir la ciudadanía se retirara la Niqab para la toma de protesta. No lo aceptó y la señora tuvo la suerte (mala o buena, no lo sé) de que un juez canadiense le dió el equivalente a un amparo de modo que pudo jurar la ciudadanía con todo y la Niqab.

El problema con eso es que creo que deja ver que muchos musulmanes, incluso cuando han sido sometidos a las persecuciones que llevaron a esta mujer a buscar asilo en Canadá, NO están dispuestos a realizar ni siquiera pequeñas concesiones que les permitieran incorporarse de manera más sencilla a una sociedad que tiende a ser muy generosa con los refugiados.

Hay que sumar la Niqab a los ataques en París y al racismo velado de algunos habitantes de Quebec, incapaces siquiera de aceptar el uso del inglés en paralelo al francés, y se explica el que la provincia de Quebec y unos 20 estados de EU se nieguen a recibir refugiados musulmanes. Los quebecois son un blanco fácil de crítica porque son tan intolerantes como lo pueden ser los musulmanes, pero en EU hay estados muy liberales como Nueva Hampshire y Rhode Island, junto con los racistas de Texas y Arizona, que se niegan a recibir musulmanes.

Ahí está también como ejemplo el origen de Pegida, el grupo xenófobo y nacionalista alemán que también se niega a que se reciban refugiados musulmanes. Es muy fácil criticar a Alemania por su pasado nazi, pero Pegida recibió impulso de los salafies que promovían el establecimiento de una policía y cortes de ley Sharía EN ALEMANIA... ¿Cómo podría Alemania (o cualquier otro país europeo) aceptar que se crearan cortes paralelas en las que los imanes tendrían la última palabra?

Peor aún, ¿cómo podría hacer eso Alemania cuando el Estado financia la formación (el equivalente al seminario) de los imanes turcos o de otras minorías nacionales de origen musulmán? No sólo eso, se les permite el uso de espacios públicos y, en general, su situación es mejor que la de las minorías musulmanas en otros países europeos. Repito, ¿cómo justificar cortes de ley Sharía ahí?

Uruguay, que de manera muy generosa recibió musulmanes sirios a principios de año, tiene ahora problemas porque a pesar de que Uruguay es un país muy pacífico, ellos no se quieren quedar ahí, forzosamente desean irse a Europa.

Podría seguir con muchos otros ejemplos, como el de los ayatollahs iraníes que querían impedir que Hollande ofreciera vino en una cena de Estado que Hollande ofrecía a los ayatollahs. El vino era para quien quisiera tomarlo, a nadie le iban a poner un embudo en la boca para que a fuerza bebiera vino, pero los ayatollahs no querían el vino y Hollande (antes de los ataques) optó por cancelar la cena.

                                                                           * * *
En el caso de la Biblia es cierto que el Antiguo Testamento está plagado de cosas horribles, castigos terribles de un Dios vengador, PERO--en general--deja que Dios sea el autor de las calamidades, las imágenes a las que el AT apela son de reyes, príncipes o caciques que de alguna manera se controlan, que evitan los excesos, que no castigan con la muerte a los que no sean judíos e incluso, cuando desatienden los llamados de los profetas a la moderación, son castigados por sus excesos.

En el caso del Nuevo Testamento, las imágenes de gobernantes despiadados (Herodes, Poncio Pilatos y las autoridades judías y romanas) son de personas que no son discípulos de Jesús.

Y ya sé, los cristianos--en general--incumplimos con todo lo que se nos dice que debemos hacer en el NT, no somos ni el ejemplo a seguir, ni nada que se le parezca, pero cuando hacemos las calamidades que hacemos, difícilmente podemos justificarlo en el NT, eso es algo, en cambio, que sí se puede hacer con el Corán y que además se hace de manera cotidiana en países como Saudi Arabia, Irak o Qatar, y el problema--de nuevo--no es que sean dictadores maniacos como podrían haberlo sido Pinochet o Videla en América Latina, son príncipes, reyes o ayatollahs que reclaman algún tipo de legitimidad directamente de Mahoma. De hecho la división primordial entre musulamente chiítas y sunitas tiene que ver con quiénes son los legítimos herederos del profeta.

No se trata, por último, que el Islam se cristianice o adopte rasgos propios de otras religiones, se trata de que al menos admitan que hay un problema que no se resuelve invocando los versículos del Corán que hablan de paz y misericordia porque hay otros tantos que hablan de violencia y guerra y, de todos modos, así como la Biblia no es la única fuente de autoridad para los cristianos, ni siquiera para los puritanos y calvinistas más literalistas del siglo XVI, en el caso del Islam, cada tradición se subdivide y da forma a constelaciones como el Wahabismo saudí, que no se ruboriza ante la posibilidad de decapitar a quien crea necesario decapitar.

sábado, 14 de noviembre de 2015

A Charlie Hebdo por blasfemo, y al Bataclán, ¿por qué?

Los extremistas islámicos y sus bocas de ganso, así como musulmanes de a pie, "justificaron" (es un decir, pues) hace diez meses los ataques contra Charlie Hebdo por las sátiras inflamatorias que la revista francesa publica de manera recurrente.

Decían que las caricaturas de Charlie Hebdo habían “provocado” la furia de los imanes y ayatollahs y que, por ello, se justificaba la manera en que los radicales habían masacrado a los caricaturistas y editores del Charlie Hebdo. Como si escribir o dibujar algo fuera un hecho equivalente al asesinato a mansalva.

Luego de los ataques de ayer en París, ¿cómo podrán "justificar" (otro decir, pues)  los fundamentalistas  islámicos y sus bocas de ganzo los ataques contra el Bataclán? ¿Música indecente? ¿El consumo de alcohol que tanto ofende al yunque musulmán? ¿El ligue? ¿La liberalidad de la noche parisina? ¿El hecho que el gobierno francés no obligó a que Charlie Hebdo cerrara?

No puedo dejar de pensar que horas antes del ataque al Bataclán, Hollande había rechazado el chantaje moralino de la teocracia iraní. Los imanes se oponían a que, en una cena de Estado, se ofrecieran vinos y otras bebidas con algún contenido de alcohol y, para bien, Hollande había cancelado una cena con los ayatollahs de Teherán.

No creo que la cancelación de la cena y el ataque al Bataclán estén relacionados entre sí. Después de todo, una de las cosas que permitió a los ayatollahs iranís  que el embargo esté a punto de levantarse es que son tan enemigos de ISIS como lo puede ser Barack Obama o François Hollande, pero es claro que en la Islamósfera la intolerancia es la moneda de uso más frecuente.

Lo peor es que Francia también tiene a sus propios intolerantes. La jefa de ellos, la señora Marine Le Pen ya compró la retórica de la “aniquilación” del enemigo. Lo que la matriarca del Frente Nacional diga no se puede tomar a la ligera. Le Pen es la cabeza visible de la tercera fuerza política, la más feroz oposición a Hollande, que efectivamente ha protegido la libertad de expresión, pero que ha sido incapaz de purgar a Francia de las culpas de su pasado colonialista, que la hace corresponsable--entre otras cosas--de la construcción del Medio Oriente de la post-guerra mundial, de preservar la perversidad de la Franceafrique y de ser el tercer exportador de armas de alto poder al resto del mundo a escala global.
                                                                         
* * *
Creo que hay dos riesgos ahora. Uno, que la respuesta francesa sea lanzar ataques más o menos indiscriminados contra las bases de ISIS en esa tierra de nadie que es ahora la confluencia de las fronteras entre Siria, Irak, Turquía, Líbano y Jordania y ello termine por generar algún otro conflicto con Rusia que, fiel a su costumbre de sostener dictadores idiotas, ha hecho hasta lo imposible por apuntalar a Bassar El-Assad. El otro, quizás más grave, es Israel, que en eso de atacar a sus vecinos “para defenderse” se pinta solo, en el entendido que así como Rusia sostiene al gobierno del sanguinario Bassar El-Assad, Estados Unidos sostiene al también cruento gobierno de Likud.
  
* * *

No puedo dejar de admirarme, por último, ante la hipocresía de muchos políticos y figuras públicas de México y América Latina por la rapidez con la que expresan pesar, sentir, frustración y otros sentimientos cuando se ha tratado de los ataques a Charlie Hebdo o al Bataclán, que sumados implican a menos de 200 personas muertas, y advertir que cuando se trata de las masacres en México o de los asesinatos que cobran similares números de víctimas en periodos de dos o tres días en México mismo, en Honduras, El Salvador o Guatemala, hayamos llegado ya a un punto en el que las muertes en la región 4 sean parte del paisaje cotidiano pero sea casi obligado expresar pesar y pintar el avatar de Facebook o Twitter de azul, blanco y rojo cuando se trata de Francia... Muy hipócritas que somos...



jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Por qué no vino el papa Francisco a México?

A la pregunta de ¿por qué no vino el papa Francisco a México? habría que responder con otras preguntas: ¿A qué hubiera venido el papa a México? ¿A legitimar a una de las jerarquías más irresponsables en temas como el abuso infantil a escala global? ¿A perpetuar y convalidar el ciclo de encubrimiento de pederastas que no cesa en México? ¿A que su imagen fuera usada por un gobierno profundamente cuestionado por sus prácticas? ¿A convalidar la política de deportación masiva de personas indocumentadas, especialmente de niños, que sigue México? ¿A guardar silencio sobre las desapariciones y las muertes generadas por la violencia?

Acá un detalle, hace un año, en agosto de 2014, personal del Instituto Nacional de Migración impidió que el obispo de Tabasco, Gerardo de Jesús Rivera, celebrara misa en el lado mexicano de la frontera con Guatemala. La actitud del INM fue tan violenta e intransigente, que la misa se celebró en el lado guatemalteco de la frontera (http://www.proceso.com.mx/?p=380503).

También conviene recordar la manera en que el gobierno de Felipe Calderón trató de manipular la presencia de Benedicto XVI cuando el papa Ratzinger decidió venir a México. Aquella visita acabó con la inusual intervención del padre Federico Lombardi, director de comunicación de la Santa Sede de Benedicto XVI y Francisco de desmentir al gobierno de Calderón sobre una supuesta reunión del papa Ratzinger con víctimas de la violencia en México (http://www.proceso.com.mx/?p=302051).

Otro factor es que el papa no tiene socios confiables en las posiciones clave de la Conferencia del Episcopado Mexicano. La mejor prueba de ello es que, salvo mons. Raúl Vera, el resto de los obispos mexicanos difícilmente expresan algún apoyo, alguna simpatía, algo como apoyo al trabajo del padre Alejandro Solalinde, como lo demuestra la cuenta de la Conferencia del Episcopado Mexicano en Twitter (@IglesiaMexico).

Además, el dogmatismo de los obispos mexicanos es mucho. Gustavo Rodríguez Vega, quien recién fue nombrado arzobispo de Yucatán, una de las diócesis más importantes del país, no aprovechó su llegada a esa diócesis para refrendar o replicar el discurso centrado en la misericordia del papa Francisco. Más bien aprovechó su llegada a Mérida para hacerse víctima de un enemigo imaginario. Se dijo dispuesto a ir a la cárcel con tal de impedir las bodas de personas homosexuales (http://sipse.com/milenio/nuevo-arzobispo-yucatan-contra-bodas-gays-gustavo-rodriguez-156915.html). ¿Quién lo iba a obligar a celebrar una misa así? ¿Cómo podría impedirlas? Sólo él lo sabe.

El caso de Rodríguez Vega es más interesante porque venía de hacer un buen trabajo en Nuevo Laredo, pero se perdió al viajar al sureste de México y deja ver cómo los obispos mexicanos libran las peores batallas de la peor manera posible. Están fuera de sintonía con la mayoría de las posiciones y las actitudes del papa. Se aferran a posiciones dogmáticas similares a las del ala más conservadora de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, pero sin ninguna de las virtudes de esa Conferencia, como la buena organización de sus diócesis.

Los gestos que Bergoglio ha tenido con los obispos mexicanos, como crear cardenal a Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, han resultado estériles. Las primeras declaraciones de Suárez Inda no tuvieron que ver con la situación de violencia que vive su estado, que fue uno de los factores que pesó en su creación. Lejos de ello se aferró al guión de la crítica del aborto y los matrimonios de personas homosexuales y de ahí no ha salido desde que fue creado cardenal y se intensificó por la discusión en el congreso local de la reforma sobre el tema, a pesar de que en Michoacán abundan las oportunidades para expresar solidaridad con quienes sufren las consecuencias de la violencia o de la injusticia.

En lo que hace a las órdenes mexicanas, los legionarios de Cristo tampoco supieron aprovechar el gesto que tuvo el papa de no disolverlos (que lo hubiera podido hacer). Lejos de reconocer de manera precisa en qué se equivocaron recurrieron a las disculpas genéricas, sin admitir la culpa de su fundador y el daño terrible que le hicieron a las personas de las que abusó y a la Iglesia en su conjunto.

Y las diócesis mexicanas tampoco han hecho nada de lo que sí han hecho, por ejemplo, las diócesis afectadas por problemas de pederastia en EU. Ni siquiera es posible consultar las normas mexicanas para tratar los casos de pederastia como sí se puede hacer en el sitio de la Conferencia de Obisdpos de EU. Los casos más notables son los de San Luis Potosí y la Ciudad de México, pero hay diócesis con un grado tan elevado de desorden, de desaseo, como Autlán, en Jalisco, que el obispo Gonzalo Galván Castillo tuvo que renunciar en junio de este año cuando todavía le quedaban 10 años de servicio. Y en EU también han renunciado obispos, como en el caso de John Clayton Nienstedt, de Minneapolis-Saint Paul, pero al menos hay claridad sobre las razones que llevaron a la renuncia. En Autlán, en cambio, oficialmente no se sabe cosa alguna. Y no sólo en EU hay alguna claridad sobre las causas de la renuncia de obispos. En Ciudad del Este, Paraguay, en septiembre de 2014 el obispo Rogelio Livieres Plano fue removido, pero quedó en claro qué fue lo que ocurrió allá. Acá, en Autlán, nada. Sólo silencio.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Las trampas de la fe... En las pruebas de ADN

En 2014, esta era mi posición sobre las pruebas de ADN como solución al caso ‪#‎Ayotzinapa‬... En ese entonces lo veía difícil y ahora, un año después, lo sigo viendo así... Esto es lo que dije en ese momento...

De las cerca de dos mil 800 víctimas de los ataques en el WTC de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, sólo 673 pudieron ser identificadas por medio de pruebas de ADN. Se encontraron 293 cadáveres completos. En total, vía ADN, vía identificación de cadáver o alguna otra vía, se han identificado mil 600 víctimas.

Trece años después de esa tragedia, en la que sólo una pequeña parte de las víctimas murieron calcinadas por la explosión resultado del impacto y la presencia de turbosina en los tanques de los aviones y gas en las tuberías del World Trade Center, quedan pendientes de identificar cerca de mil 200 personas.

No es que hayan faltado restos. En total, se encontraron 20 mil restos humanos que se estimó, inmediatamente después de la tragedia, permitían algún tipo de identificación. De esos 20 mil, se conservan congelados hasta la fecha la mitad, diez mil restos, con la esperanza de encontrar algún mecanismo para identificar a las víctimas.

Se haya destruido o no por completo el material genético en las cenizas y huesos encontrados en las fosas y el vado del río de Guerrero donde se tiraron los restos de los estudiantes, el ADN se degenera rápidamente.

Quienes insisten en decirles a los padres de familia (luego de lo que el padre Solalinde informó y el reporte, tan parcial como se le quiera ver, de la PGR) en que los estudiantes de Ayotzinapa están vivos y que sólo basta la voluntad política de Peña, del inepto gobernador Ortega, del cansado procurador Murillo o del hiperactivo secretario Osorio, o de algún otro funcionario, para que aparezcan los jóvenes, ESTÁN ENGAÑANDO A LOS PADRES.

Mucho me temo que el engaño tiene razones políticas que no son evidentes ahora.
Insistir en mantener vivos los conflictos, en alimentar los resentimientos, los rencores y, de manera más general, la violencia, sólo puede hacerse desde una perspectiva muy estrecha e irresponsable de la política. Nada bueno puede venir de ello.
_____
Los datos sobre la identificación de los restos del 11 de septiembre de 2001 los tomé de: http://911research.wtc7.net/wtc/evidence/bodies.html

La entrada original en:

https://www.facebook.com/rsnunez/posts/10152787088228830

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Apuntes sobre el tercer Informe de Peña Nieto

Estos son apuntes sueltos sobre el tercer "Informe" de Peña... No creo que se le pueda llamar informe. Fue un intento muy malo de relanzar su presidencia con el más reciente de sus decálogos. Como otros decálogos previos, adolece de muchos problemas. No trato de repasar todos. Son los que más me llamaron la atención conforme ví el Informe y la redacción es la que subí a Twitter originalmente.

Bonos de Infraestructura Educativa

Si no habrá impuestos nuevos, no crecerá renta pretrolera y no hay otra cosa que rematar, ¿cómo funcionarán bonos infraestructura educativa?
Eso de los #BonosInfraestructuraEducativa de @EPN parece más caballo de Troya p/privatizar educación que propuesta de política pública seria.
¿Y la construcción de infraestructura educativa que resultaría de #BonosInfraestructuraEducativa irían a obra pública asignada a HIGA u OHL?
Gobiernos emiten bonos c/esperanza de pagar capital+intereses con ingresos que logran las obras financiadas, ¿cómo harían con la educación?
Bursatilizar infraestructura no ha funcionado ni c/autopistas, ¿cómo es que jilgueros ya aplauden los bonos de infraestructura educativa?

Inglés en educación básica

Lo del inglés (VI medida) parece más pago de cuota al PVEM p/la futura campaña ilegal de ese partido que una medida urgente...
Uno supondría que si se recurre a #BonoInfraestructuraEducativa es porque no hay dinero, ¿cómo van a financiar inglés desde Básica? Si se va a tratar de repetir con inglés la pésima experiencia de #Enciclomedia o de las #Tablets, tiene poco sentido destinar plata a eso... PISA, no incluye prueba de lengua extranjera. Si incluye pruebas de lengua nacional, matemáticas y ciencias. Estas deberían ser la prioridad.
Hay preguntas tan elementales sobre inglés en básica como ¿quiénes impartirían las clases de inglés? ¿Hay dinero p/contratar maestros?
¿Van a recurrir a una app chafa para que los niños aprendan así el idioma? ¿Qué podrían aprender en realidad en esas condiciones?

Actividades productivas rurales

Las actividades productivas en zonas rurales es necesario, pero ha sido rechazado sistemáticamente por Sedesol, Sagarpa y Semarnat... que implicaría cambiar muchos de los programas actuales y dejar de engordar a empresas privadas c/programas de combate a pobreza... No se ve que pudieran cambiar de manera tan radical las tres secretarías de Estado federales que podrían impulsar ese tipo de programas...

Zonas Económicas Especiales

Las Zonas Económicas Especiales están planteadas de manera tan genérica que podría ser un intento p/revitalizar modelo de maquila... o volver a insistir en la idea de reducir impuestos a empresas que quieran instalarse en esas Zonas Económicas Especiales. Las ZEE ya se han tratado de usar en otros países de AmLat y los resultados están lejos de ser alentadores...

Sistema Nacional Anticorrupción

Si lo del Sistema Nacional Anticorrupción no va a aparejado con una reforma para erradicar el fuero, de nada va a servir... Tener como vamos a tener en México a partir de 2018 reelección c/fuero es demencial y no hubo una sola palabra sobre fuero en informe... Si de verdad hay voluntad de aprobar reforma profunda p/acabar c/corrupción, ejemplo que México debería seguir es #CICIG de #Guatemala... Como está propuesta de Peña en las I y II medidas parecen más de lo mismo: hacer como que se reforma s/llegar a núcleos de corrupción... Peña no dijo algo relevante sobre retraso p/implantar reformas que ya están aprobadas y pactadas en materia de procuración de justicia... ¿La propuesta de Peña de Justicia Cotidiana completará reformas pendientes? Como con otras "propuestas" en el Informe, no queda claro qué pasará...

Diatriba antipopulista

Lo que debería preocupar al eje Toluca-Pachuca no es populismo. Debería preocuparlos cómo es que el populismo se hace atractivo...
¿Y la frivolidad de la obsesión con las portadas de @Hola no lastima?
Es comprensible elevar a Conaculta a Sria de Edo p/que SEP se concentre en lo sustancial, pero costo de nueva Sria será muy elevado...La lógica de austeridad que debería imperar en contexto financierio actual debería llevar a fusionar más que a separar srias de Estado.
O al menos esa es la lógica que han seguido las propuestas de ajuste de programas del gobierno federal: fusionar, no dispersar... Hay desconexión entre hablar de crisis que obligará a ser más cuidadoso con el uso de dinero público y acciones que llevan a gastar más
Como están, las propuestas de Peña son un catálogo muy desarticulado de propuestas de muy distinto nivel y dejan muchísimas dudas... Dirán que se detallarán en futuro inmediato. Ojalá, porque los #BonosInfraestructuraEducativa meten mucho ruido s/futuro de Educación

sábado, 22 de agosto de 2015

Ser moderado se ve mal

Entre Calderón y Peña han logrado que se vea mal ser moderado. ¿Cómo se puede ser moderado ante la ceguera de Calderón o la sordera de Peña? ¿Cómo poder serlo cuando las políticas y las acciones de las dos últimas administraciones han estado orientadas a beneficiar a pequeños grupos de incondicionales?

Calderón con tonterías como la Estela de Luz, Oceanografía o el GT-300, artefacto que terminó por convertirse en el epítome de su guerra idiota, y por consolidar la percepción que muchos mexicanos tienen de los abusos de que es capaz el PAN en el poder. La necedad de hacer candidata a la presidencia a su esposa, sólo presagia más polarización y más conflicto. Su apuesta no es generar algún consenso ni reconciliar al país. Es volver a agitar los espectros del PRI corrupto y la izquierda populista y sacar quizás un 28 o 30 por ciento del total del voto. Su cálculo es que no necesitan más pero que, incluso si fuera necesario, podrían sacar más polarizando a la opinión pública con el mismo recurso de 2006: López Obrador es un peligro para México. Y hay un sector de la opinión pública tan profundamente anti-AMLO que más que buscar por quién votar en 2018, busca--desde ahora--a quién podría parar a AMLO en 2018.

Peña con su relación tortuosa con OHL, HIGA y su necedad en apostarle todo a programas asistencialistas como la Cruzada, a reformas que van contra la lógica de los mismos mercados que quiere "conquistar" y el desorden y la corrupción que exhiben casos como el de la Casa Blanca o la fuga del Chapo. Son tantos los excesos, abusos y tonterías del actual gobierno que no tiene sentido siquiera intentar aquí algo parecido a un recuento. El resto del PRI ofrece un panorama aterrador: la soberbia de Osorio o Videgaray; la frivolidad y amor por la tenebra de Nuño; el retorno de lo peor del salinato: Beltrones y su grupo.

Y voltear a la izquierda no ayuda. Ve uno el manejo que la PGJDF ha dado al caso #Narvarte y queda claro que el PRI creó una escuela, la del "carpetazo" y que de ahí no saldrá otra cosa que no sean calumnias contra las víctimas. El tongo de la Línea 12 demuestra una de dos cosas. Si es cierto que Marcelo Ebrard maniobró como dice la versión oficial para hacer la línea mal, un sector de la Izquierda partidista es tan corrupta como el PRI o quizás más, pues las líneas 1, 2 y 3, las que hizo el viejo PRI, siguen ahí; prestan servicio a pesar del mal mantenimiento. Son de las pocas cosas seguras en la Ciudad de México. Si la versión oficial de lo que ocurrió en la Línea 12 no es verdad, entonces otro sector de la Izquierda partidista es tan corrupta como el PRI o quizás más, pues prefirió sumir a la Ciudad de México en un ciclo de conflicto innecesario, sólo para justificar la manera en que decidieron resolver sus pugnas.

Sin importar qué resulte de la crisis de la Línea 12, Ebrard tiene demasiados esqueletos en el clóset. Están los presos políticos del 1 de diciembre de 2012, ya liberados gracias a una monumental maniobra del gobierno de Mancera que, de otro modo, se hubiera visto obligado a validar una averiguación previa tramposa. Está la manera en que privatizó Chapultepec para recibir dinero de la familia Aliyev, otro de los entuertos que Mancera debió resolver sin que hubiera necesidad.

Del lado de Morena yo espero que más temprano que tarde Monreal haga gala del nepotismo y la corrupción que caracterizaron a su gestión como gobernador de Zacatecas. Nada hay en su pasado, más allá de los berrinches performativos que tanto le gustan, que hable de una posible esperanza de cambio. AMLO mismo no garantiza cosa alguna. La manera en que impuiso en la Ciudad de México el capricho inútil de los Segundos Pisos, elevado a arte por Ebrard, es un pésimo presagio de la manera, tan ciega y sorda como las maneras de Calderón y Peña en que gobernaría.

Y los medios, salvo notabilísimas excepciones, son sólo bocas de ganso de grupos empresariales que se dedican a otras cosas y que tienen periódicos, revistas o portales para extorsionar, no para informar y menos para impulsar alguna agenda de cambio medianamente sensato. Están para sacar dinero de publicidad, para traficar influencias y para defender sus intereses en otras ramas de la actividad económica.

Las iglesias tampoco ayudan. La mayoritaria está demasiado enlodada por el legado de Marcial Maciel y quienes lo encubrieron y se beneficiaron con su tortuosa generosidad. Y, a diferencia de EU, donde varios curas y obispos han renunciado e incluso enfrentan juicios civiles por los abusos, acá no pasa nada. Las minoritarias son una mala copia de la mayoritaria. Ahí está Rosi Orozco y quienes regentean al PES en Hidalgo, Chiapas y Baja California. La mayoritaria y las demás, están obsesionadas con obtener beneficios e impunidad y sólo actores marginales hacen cosas serias, que no vayan en la lógica de dar un barniz teológico a distintas formas de exclusión.

El empresariado, que muchos todavía ven como un posible invernadero de liderazgos capaces de introducir cambios, está demasiado contento con sus relaciones marcadas por el favoritismo, el nepotismo y otras formas de conflicto de interés, como para ofrecer alguna propuesta de cambio. En México no hay, por ejemplo, un Mauricio Macri, que pudiera generar siquiera la expectativa de un empresariado capaz de promover alguna agenda democrática.

Ni siquiera es posible pensar en el último recurso de los autoritarismos, las fuerzas armadas, pues hay demasiadas pruebas de su complicidad con narcos y con políticos como para imaginar que una solución militar pudiera ofrecer algo más que los mismos niveles de corrupción con muchas más violaciones de los derechos humanos.

Pedir respeto a los derechos humanos, justicia y mínimos de bienestar, se ve mal. Las élites de la política, la economía, las fuerzas armadas, los medios y la religión, incapaces de advertir y prevenir abusos y conflictos por su proceder egoísta, marcado por el corto plazo y el sectarismo, que sólo ven por sus propios intereses, nos han llevado a una época en que ser moderado resulta crecientemente incómodo.